Remontada


No importa el diario deportivo que uno abra, sea este de papel o “virtual”, la palabra que encontrará estos días será la misma que da título a este artículo.

Leo a Gerard Piqué en el Sport, esperanzado de encontrar “el mejor Camp Nou de la historia”. Lástima que ese estadio ya alcanzó su cúspide en los años 90, y desde entonces se ha convertido en un teatro más de la Ciudad Condal, lleno de ancianos aficionados a los snacks de 0,30€ que encuentran más placentero y confortable lanzar un silbido que juntar sus manos en forma de aplauso.

Leo El Mundo Deportivo y siento vergüenza. Y es que el “Vamos a pasar, seguro” me recuerda en demasía a las palabras de Sergio Ramos antes del partido ante el Lyon y a sus posteriores consecuencias; las críticas que le cayeron al sevillano no vinieron solamente de parte de los hinchas culés, sino también del entorno mediático del club, del cual participan ambos diarios catalanes anteriormente mencionados, uno de forma más intensa que el otro.

El único que me aporta algo de tranquilidad es el de siempre: Josep Guardiola. El míster, que parece que, además de ser un grandísimo entrenador, leyera las mentes de los que amamos y hemos amado al Barça en las buenas y en las malas, y no de los que se suben al carro cuando se avista en el horizonte una posible visita a Canaletas, asegura que en el partido del miércoles contra el Inter no se puede pensar en el 2-0, sino que hay que salir a atacar desde el principio sin importar la cantidad de goles necesarios para pasar a la gran final de Madrid.

En mi opinión, Pep debería buscar la forma de meterle en la cabeza a los suyos la idea de que, justo cuando el árbitro dé el pitido inicial, el marcador fuera de 0-2. En otras palabras, que los catalanes deberían anotar cinco tantos para eliminar a los nerazzurri.

Leo en un conocido blog argentino, ese que algún día fue el mejor y ahora se ha convertido en un punto de reunión de aficionados de Boca y de los pingüinos Riquelme, que el Barcelona no debería pedir ayuda a su afición y que tendrían que ser los jugadores los que contagiaran a la grada con su juego. Les daría toda la razón si no existieran los siguientes factores: uno, la hinchada del Camp Nou es posiblemente la más difícil de contagiar del mundo, y dos, a uno le cansa el hecho de que los simpatizantes de este equipo bonaerense vayan dando lecciones a diestro y siniestro y se crean el oráculo del fútbol por haber derrotado a Milan y Real Madrid en sendas finales de la antiguamente llamada Copa Intercontinental.

Por último, leo por todas partes la extendida preocupación por “la que puede estar preparando Mourinho“. Difícil veo que el portugués pueda preparar un entramado defensivo más eficaz que el que dispuso Guus Hiddink el año pasado en Stamford Bridge, en esta misma ronda de semifinales de la Champions League, el cual fue derribado por un centrocampista albaceteño en cero coma.

Me alegraría enormemente (incluso más que la victoria de por sí) volver a contemplar la imagen de Ashley Cole al ver cómo el balón superaba a Petr Cech y se encajaba en la escuadra derecha del marco adversario.

About these ads

Acerca de Diego C.
Espontáneo profesional.

2 Responses to Remontada

  1. Muy buen artículo. Henry

  2. Pingback: Tweets that mention Remontada « LDV 2.0 -- Topsy.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: