O’ Socado


Ronaldo volvió a los terrenos de juego cuatro meses después de su última lesión de entre tantas otras. Se le vio con ganas y participativo. Provocó un penalti inexistente que luego erró Kaká y además lanzó un tiro al poste. A continuación, el Cagliari se adelantó en el marcador con un gol de Roberto Acquafresca en una nueva cantada de Dida. Posteriormente los rossoneri le dieron la vuelta al electrónico con los tantos de Gilardino y de Pirlo de un impecable y lejano lanzamiento de falta.

O Fenômeno despertó de su pesadilla y se calzó de nuevo las botas en un nuevo intento de volver a ser lo que un día ya fue. Un intento en vano en mi humilde opinión. El astro brasilero demostró contra los rossoblu sus ansias de competición y su nuevo corte de pelo “estilo Julius Erving“. A sus 30 años de edad, Ronaldo está ante su última oportunidad para volver a alcanzar el nivel que le llevó hasta el éxito total, el nivel que provocó los elogios y las odiosas comparaciones con el gran Pelé, antes de sumergirse en ese mundo de dinero, fama y prensa rosa. La chance final para el gran 9 de la canarinha – que todavía le echa de menos pensando en que algún día volverá para cargar con el papel que le corresponde en su país -, llegó hoy para Ronnie. Todas las voces del periodismo deportivo apuntan a lo mismo de siempre: su peso y su mal estado físico. Y no les faltan razón: aunque desde su marcha del Madrid hemos visto al ariete con algunos kilos menos, hoy se podía apreciar que sigue peleado con su gran enemigo, el gimnasio. Quizás su amigo el Gaucho le pueda dar algunos consejos en ese aspecto.

Sinceramente, para mí podría estar entre los diez o quince mejores delanteros de la historia, pero si no se hubiera perdido en su camino podría haber llegado mucho más alto, incluso entre los tres primeros. No le quedan muchos años para retirarse y corre el riesgo de dejar la actividad deportiva sin haber conseguido su más preciado anhelo: la Champions League, el único trofeo que le falta. Eso es lo que probablemente puede pensar él; muchos otros creemos que el gran fracaso del 99 milanista no sería abandonar el fútbol sin el citado galardón, sino caer en lo más decepcionante para un jugador de la alta esfera: el olvido de los aficionados.

DoKiÈh – 25.11.2007

PD: Resumen del Cagliari 1-2 Milan y de los mejores partidos del fin de semana en Europa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: