Mi casa is not mi barrio

Ayer se disputó en Bilbao el partido de la independencia, de la libertad de expresión, de la tolerancia, del respeto, de todo…, menos de fútbol. Euskadi y Catalunya aunaron sentimientos y lucharon todos bajo una misma bandera: la de la libertad.

La de la libertad para insultar. La de la libertad para asesinar. La de la libertad para exigir respeto quemando la bandera de tus hermanos. Esa libertad que te ofrece la posibilidad de alzarte como la voz de toda una “nación” y de coartar y amenazar a los que no sigan tu ideología. Esa libertad que te permite utilizar símbolos propios de otros ideales, alejados a los tuyos, e implantarlos en tu bandera.

Ustedes se preguntarán por qué en este blog futbolero no se habla de fútbol como viene siendo habitual. Pues la respuesta es bien sencilla: porque lo de ayer no fue un partido de fútbol. Porque cuando el comentarista de la televisión que retransmite el encuentro (TVC) se limita, durante todo el choque, a soltar frases de la calaña de “el partido para olvidar la represión de todo el pueblo fascista español”, no podemos catalogar al presente acontecimiento como deporte. No, no es deporte; eso es politiqueo barato, muy barato. Tan barato que podría orinar en ello y tirarlo posteriormente a la basura.

Pues si ellos quieren que mezclemos deporte y política los podemos mezclar, pero creo que los aficionados de a pié no seremos los perjudicados. Pienso que esos perjudicados podrían ser los presidentes que blanquean dinero con los clubs, o los que implantan a un equipo un partido político, como si fueran el payaso Berlusconi.

Algunos otros de los que leerán este artículo me identificarán con una de las dos posturas ideológicas que “campean” por este país. Porque según todos vosotros aquí sólo existen dos tipos de personas: el español fascista que no permite la independencia de ningún territorio, y el catalán/vasco independentista que odia todo lo que no sea catalán/vasco y que cree que lo suyo es lo mejor del mundo. Pues déjenme decir que se equivocan. Aquí en este mismo país hay gente aparte de las citadas, que tenemos nuestras propias opiniones que vuestros políticos corruptos no nos la van a hacer cambiar. Si aún así me quieren ubicar en alguno de los dos esteréotipos, adelante, me importa más bien poco.

En resumen, lo de ayer es una muestra más de la cara oscura del fútbol. Todo el tinglado mediático siempre busca esa cara del deporte rey. La violencia, el dinero, el odio,…Pues aquí la tienen: la política. La política que, queridos hermanos catalanes, os ha llevado a esto. Al intento de forjar una nación independiente basada en el odio y en el desprecio a vuestros hermanos. La política de mirar para otro lado cuando las cosas están feas. La política que gira en torno a una sola palabra: egoisme.

DoKiÈh – 30.12.2007

Leyendas vivas: Johan Cruyff

Nombre completo: Hendrik Johannes Cruijff

Apodo: El Flaco, El Tulipán de oro, El Salvador

Fecha Nac: 25-Abril-1947

Lugar Nac: Ámsterdam, Holanda

Posición: Es el único jugador de la historia que era capaz de rendir a alto nivel en cualquier posición del campo, excepto en la de portero. De todas formas, las demarcaciones en las que más se le vió fueron las de extremo (tanto derecho como izquierdo) y delantero centro.

Internacional: 48 veces / 33 goles

Trayectoria (como jugador): AJAX (1964-73), FC Barcelona (1973-78), Los Ángeles Aztecs (1979), Washington Diplomats (1980-81), Levante UD (1981), AJAX (1981-83), Feyenoord (1983-84).

Palmarés (como jugador): Eredivisie (8 veces con el AJAX: 1966,67,68,70,72,73,82,83. 1 vez con el Feyenoord: 1984), Copa de Holanda (5 veces con el AJAX: 1967,70,71,72,83. 1 vez con el Feyenoord), Liga Española (Barcelona, 1974), Copa del Rey (Barcelona, 1978), Copa de Europa (3 veces con el AJAX: 1971,72,73), Copa Intercontinental (AJAX, 1972), Supercopa de Europa (AJAX: 1972), 3 Balones de Oro (1971,73,74), 2 veces Pichichi de la Eredivisie (AJAX: 33 goles, 1967. AJAX: 25 goles, 1972), Bota de Oro (AJAX: 42 goles, 1967) y designado como Mejor Jugador del Mundial de Alemania en 1974.

Trayectoria (como entrenador): AJAX (1985-88), FC Barcelona (1988-96).

Palmarés (como entrenador): Copa de Holanda (2 veces con el AJAX: 1986,87), Liga Española (4 veces con el Barcelona: 1991,92,93,94), Copa del Rey (Barcelona, 1990), Supercopa de España (3 veces con el Barcelona: 1991,92,94), Recopa de Europa (AJAX en 1987, Barcelona en 1989), Copa de Europa (Barcelona, 1992) y Supercopa de Europa (Barcelona, 1992).

Todos conocemos o, al menos, hemos oído hablar del gran Johan Cruyff. El que está considerado, junto a Di Stéfano, como uno de los mejores jugadores de la historia, detrás de Maradona y Pelé.

Pero Cruyff no fue simplemente un jugador más, o una estrella mundial entre tantas. Fue la persona que más consiguió cambiar el mundo del fútbol, sobre todo en cuanto a la táctica y la estrategia se refiere. Fue el capitán y líder de la Naranja Mecánica y el mayor impulsor del llamado Fútbol Total, “corriente” creada por esa magnífica generación holandesa, que, sin embargo, se quedó sin premio, ya que no consiguió ganar ninguna edición de la Copa del Mundo, al perder en las finales de Alemania 74′ y Argentina 78′ ante los dos equipos anfitriones. En 1974 Müller fue su verdugo, mientras que en la edición de 1978, Cruyff se negó a participar, como método de protesta contra la dictadura de Videla. Una decisión que ningún otro tuvo el valor de tomar.

Una intachable carrera como jugador y como entrenador. Una mentalidad innovadora que hubiera revolucionado cualquier campo al que podría haberse dedicado este artista. Pero él eligió el fútbol, y lo cambió para siempre.

A los seguidores del Barça y a todos los amantes de este bello deporte en general, no hay un personaje que nos haya marcado más que este holandés, que nos enseñó, no solamente a entender el fútbol como un arte, sino que también nos dejó en herencia un estilo de juego que perdurará para siempre. Porque el Jogo Bonito es una absurda mentira en comparación con el Fútbol Total.

Porque el fútbol no lo inventaron los ingleses. Lo inventó Johan Cruyff, en Münich, en 1974. En el minuto 1 de la final del Mundial de Fútbol contra Alemania.

DoKiÈh – 27.12.2007

La ‘Bestia’ mata al ‘León’

Golpe de autoridad del Real Madrid esta noche en el Camp Nou. El golazo de Julio Baptista decidió el clásico. Todo lo demás, son puras especulaciones.

Cierto es que Schuster ganó la batalla táctica a Rijkaard y supo plantear el partido con una inteligencia superior a la del holandés, pero el encuentro pendía de un fino hilo que la Bestia se encargó de cortar en el minuto 35 de la primera mitad. A partir de ahí, el conjunto merengue se metió atrás y supo contener a la perfección las “embestidas” (por llamarlo de alguna forma) de los blaugranas.

Es imposible negar la evidencia: el Madrid fue mejor que el Barça. Simplemente por un detalle. El Madrid intentó jugar a algo, confió en sus posibilidades y fue a por la victoria. El Barcelona no. Se limitó a deambular por el terreno de juego, esperando su momento. Esperándolo, eso es, pero sin ir a buscarlo. La ausencia de Leo Messi se notó durante todo el partido, y aún más cuando pasaban los minutos y Ronaldinho seguía desorientado y sin estar metido en el encuentro. La prensa es la encargada de la rumorología, pero la cruda realidad es que el brasileño tiene toda la pinta de un ex-futbolista. Hoy se le brindó la última oportunidad para volver a demostrar lo que algún día fue. Ronnie la desaprovechó. No se merece estar en el Fútbol Club Barcelona más. Ni un minuto más.

Volviendo al plano deportivo, merece la pena destacar los siete puntos de diferencia que separan a ambos equipos después del choque de esta tarde. Aunque muchos así lo aseguren, no hay nada decidido aún, pero cierto es que hoy se vio el claro reflejo de lo que lleva sucediendo durante toda la temporada. Un Real Madrid, que si bien no llega a alcanzar ese nivel de “jogo bonito” que siempre se les exige, sabe perfectamente a lo que juega y no perdona en cuanto llega su oportunidad. En el otro lado, un Barcelona que se encuentra perdido en la cancha cada vez que se enfrenta a un equipo de su mismo calibre. Un Barça que sin Messi no es lo mismo.

Se podría decir que el mejor jugador del Madrid hoy fue todo el equipo, aunque podríamos destacar a jugadores como Pepe, Baptista y Diarra. ¿Y del Barça? Bueno, como dijo el gran Jorge Valdano hace apenas unas horas: “Hoy el mejor jugador del Barcelona fue Leo Messi”.

DoKiÈh – 23.11.2007

PD: Resto de resúmenes.

La pesadilla de Boston

Todos los españoles recordamos claramente aquel día de junio del 94. La sonrisa de Baggio, las lágrimas y la desesperación de Luis Enrique y, sobre todo, la mirada penetrante del asesino Mauro Tassotti.

Más de trece años han pasado y todavía no ha conseguido cicatrizar del todo esa herida. Muchas derrotas hemos sufrido desde entonces: el robo en Corea, la decepción en Francia y la más reciente eliminación en Alemania ante les bleus. Este día quedó marcado para siempre en el recuerdo de los aficionados de la roja, que vimos impotentes desde nuestro país la injusticia cometida, una vez más, por el organismo deportivo más sucio del planeta, la FIFA.

Ellos creen ser “los dueños del fútbol”, pero lo que al parecer no han notado todavía es que este deporte está por encima de toda la burocracia y política de Joseph Blatter y compañía. Porque lo que la FIFA no fue capaz de hacer, el fútbol sí lo consiguió. En la final de ese mismo Mundial de Estados Unidos 1994, Roberto Baggio mandaba el penalti decisivo a la grada, dándole así el título de campeón del mundo al Brasil de Parreira y Romario, y convirtiéndose de esa forma en el gran fracasado de esa edición de la Copa del Mundo. Ya nadie recuerda su alegría al anotar el tanto decisivo contra España. Sólo recuerdan su llanto, postrado enfrente de la portería, mientras Taffarel corría como loco celebrando el triunfo.

La sonrisa de un tramposo, como tantas veces sucedió, se convirtió en la tristeza de un perdedor…

DoKiÈh – 20.12.2007

El enemigo en casa

Difícil el panorama que se presenta en la ciudad levantina. Desde que Ronald Koeman se pusiera al cargo del Valencia CF, todo han sido problemas. Ocho partidos y una victoria. Siete partidos en los que el conjunto ché no ha anotado ni un solo tanto.

Por si fuera poco, el técnico holandés comunicó ayer en rueda de prensa que no volvería a contar con dos de las “vacas sagradas” del vestuario valencianista: David Albelda y Santiago Cañizares. Como se podía esperar, la noticia ha atraído la máxima espectación de la afición blanquinegra y del fútbol español en general.

Según Koeman, “hace falta dar paso a los jóvenes”. Y claro, la mejor manera para ello es “cargándose” a dos de sus piezas claves. ¿Para qué ha renegado de hombres como Hildebrand o Manuel Fernandes, sustitutos naturales de los “expulsados”? Sencillo: porque confiaba en los dos internacionales españoles. Esto nos lleva a una clara conclusión: el “presidente” Juan Soler es el que ha tomado esta decisión, y ha puesto a Tintín al frente para que diera la cara por él. La cobardía hecha persona.

Primero fue la disputa entre Carboni y Quique. Durante meses el máximo mandatario del Valencia no quiso prescindir de ninguno de ellos, cuando se veía claramente que era algo necesario para el club. Posteriormente fue el cese de Quique Sánchez Flores, el cual mantenía al equipo en tercera posición en Liga y segundo de grupo en Champions. El mismo que consiguió meter al equipo en Liga de Campeones el año pasado, cuando el club batía todos los records de lesionados en un mismo plantel.

Ese es Juan Soler, el que permitió que Benítez se fuera al Liverpool, sin poner ni una sola pega. Esto es lo que sucede cuando te rodeas de tus poderosos amigos y te desprendes de la gente que sabe de fútbol. Está bien eso de darle paso a los jóvenes, pero aunque algunos de ellos, como el español de origen nigeriano Sunny Sunday, tengan la calidad suficiente como para disputarle un puesto titular a cualquiera, no están capacitados de sacar a un conjunto inmerso en semejante crisis. Porque las jóvenes promesas deben de ser incorporadas cuando las cosas van bien, no cuando lo que tienes es “tan malo” que necesitas buscar algo nuevo.

Para más inri, el siguiente en recibir el consejo de buscarse un equipo ha sido otro de los capitanes: Miguel Ángel Angulo. Casualmente, el representante del 10 de los chés es el mismo que el de David Villa, estrella por excelencia de la entidad levantina. Los rumores ya apuntan a que el delantero de la selección absoluta ya medita la posibilidad de abandonar su club actual. Por si ya tenía pocos, otro problema más para Koeman.

Albelda, Cañizares y Angulo: descartados. Villa y Morientes: lesionados. Zigic, Hildebrand y Fernandes parece ser que no cuentan para el cuerpo técnico. Vicente recuperando la forma trás su enésima lesión. Me pregunto qué equipo alineará de inicio el entrenador tulipán en el próximo encuentro. Arizmendi de delantero centro, Sunny con Marchena en el doble pivote y Mora, que no ha disputado un partido oficial en los dos últimos años, bajo los palos.

¿Surrealismo? ¿Utopía? ¿Psicosis?

No. Bienvenido a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia…

DoKiÈh – 19.12.2007

Fútbol

Muchas veces me he preguntado lo siguiente: ¿Qué es el fúbol?

Según la definición oficial, el fútbol es un deporte de equipo jugado entre dos conjuntos de once jugadores cada uno, jugado en un terreno rectangular de césped, con una meta o portería a cada lado del campo, y que tiene como objetivo desplazar una pelota a través del terreno de juego para intentar ubicarla dentro de la meta contraria. El equipo que marque más goles al final del partido es el que resulta como ganador.

Aparentemente es algo sencillo, que prácticamente la totalidad de personas pueden desarrollar, menos, por desgracia para ellos y para todos nosotros por no poder disfrutar de ellos, las personas que tienen algun problema físico o psíquico que les impide desarrollar esta práctica con total normalidad.

Lo que más me llama la atención es que algo tan sencillo se vuelva tan complicado a la vez, y que haya esos enfrentamientos en diversos puntos del planeta, incluso costando la muerte. ¿Acaso dice la definición oficial de fútbol que cuando se celebren encuentros de equipos de una misma ciudad tiene que haber también combates entre las aficiones de ambas? ¿Acaso dice la definición oficial de fútbol que un equipo debe de ser de religión católica y otro equipo de la misma ciudad de religión protestante? ¿Y en el caso que así fuera, eso que cojones importa? Por si la gente no se acuerda, el fútbol es un deporte, el cual, como todas las palabras, tiene una definición oficial, y dice así: “El deporte es toda aquella actividad en la que se siguen un conjunto de reglas, con frecuencia llevada a cabo con afán competitivo”.

Ahora yo me pregunto: ¿existen reglas en los alrededores de los estadios donde se practica este bello deporte? ¿Existe alguna norma que impida que una persona asalariada no pueda disfrutar de un partido de fútbol con su hijo pequeño con la total tranquilidad de que no le ocurrirá nada ni a su hijo ni a él porque haya unos cuantos vándalos por ahí sueltos? ¿Existen reglas por las cuales tenga que haber heridos en los choques llamados de alta rivalidad? Si así fuera…¿qué clases de reglas son esas? ¿Es realmente este deporte con el que yo soñaba desde pequeño, en esa edad en la cual este mundo era bonito y precioso en donde no existía ningún tipo de violencia?

Y la gran pregunta que yo me hago: ¿hacia dónde estamos llevando este deporte? Hoy en día el fútbol es un negocio, en el cual como todos los negocios, el dinero es lo que manda. No existen colores, éstos los ponemos los aficionados, que somos los que mantenemos este deporte en pie. Algunos, como yo, desean que algún día vuelva a ser lo que fue: un deporte que fundía pasiones, que unía a negros y blancos, rubios o morenos, ricos y pobres, católicos y protestantes, etc…, o quizás sólo lo fue en mi mente…

Will Hunting – 19.12 07

La batalla de Londres

El escenario del sangriento espectáculo de ayer fue el Emirates Stadium de la capital británica. Los protagonistas: el Arsenal de Cesc y el Chelsea de John “Gladiator” Terry. El choque se presentaba como un encuentro de vida o muerte, y por lo visto, la mayoría de los jugadores se quedaron solamente con esta “futbolística” frase y convirtieron el partido en una guerra entre enemigos con ansias de matar.

Todo comenzó cuando el capitán de los blues, John Terry, decidió pegarle a Cesc Fábregas un balonazo en la cara y posteriormente una patada de esas a las que nos tiene acostumbrados. Ese fue el pistoletazo de salida que dio lugar a toda clase de entradas, codazos, puñetazos y todo lo demás, llegando a traspasar completamente el límite que separa la violencia de la esquizofrenia. A partir de ahí los jugadores del Arsenal se propusieron un común objetivo: mandar al capitán visitante al vestuario por el camino más corto posible. Y así sucedió. Pocos minutos antes del descanso, J.T. se retiraba cojeando tras la durísima entrada del marfileño Eboué. Si los dos equipos londinenses ya sentían poco respeto el uno por el otro, este hecho consiguió que perdieran ese mínimo respeto, junto con los papeles y la cordura. La sensación que los aficionados imparciales notábamos se podría calificar de incredulidad, aburrimiento, repugnancia, o simplemente asco. La Premier se preparaba para la gran cita de ayer, en la que los cuatro primeros clasificados se enfrentaban entre sí, y esto fue lo que nos encontramos. Si el derby londinense nos defraudadaba (1-0, gol de Gallas), pocas horas antes, el encuentro disputado en Anfield entre Liverpool y Manchester United nos ayudó a combatir la resaca dominguera con una pequeña cabezadita.

Volviendo al plano deportivo, poco podemos sacar en conclusión, salvo que los punteros de la tabla, Man U y Gunners, se distanciaron un poco más de sus rivales directos tras sendas victorias por la mínima. Los de Benítez pecaron de inoperancia, los de Grant de ineficiencia y canibalismo. La verdad es que este Chelsea ha perdido desde que se fue Mourinho y llegó el israelí, el cual se le ve falto de carisma y firmeza para imponerse en el vestuario y hacer olvidar a los jugadores la época pasada. Ayer, sin ir más lejos, Darkman “planteó” un encuentro tosco, intentando sacar de sus casillas a los jugadores importantes del Arsenal, y le salió como le salió. La agresividad impartida a sus jugadores se le volvió en su contra y, si no llega a ser por ese señor que llaman “árbitro”, que ayer no existió, su equipo podría haber terminado con tres o cuatro hombres menos. Cuanto más lejos veían la victoria los Lampard, Sheva y compañía, más tiraban del recurso de la violencia. Hasta que Joe Cole mandó al hospital a Eboué. El señor colegiado, como no, ni se enteró de lo que había sucedido, y se limitó a sancionar con tarjeta amarilla al extremo inglés. Al igual que en la pelea entre Cesc y Ashley “Asshole” Cole. Eso sí, para anular goles, “el de negro” si estuvo avispado.

Lamentablemente, esta es la situación del gremio arbitral en toda Europa. Anular goles, señalar miles de fueras de juego, sancionar faltas en contra del atacante,…todo eso sí, pero intentar parar a los típicos salvajes que deambulan por los terrenos de juego, no. Todo sea por el “Fair Play” británico. La mayor mentira del fútbol actual.

DoKiÈh – 17-12-2007

PD: Resto de resúmenes de la jornada liguera en Europa.