La pesadilla de Boston


Todos los españoles recordamos claramente aquel día de junio del 94. La sonrisa de Baggio, las lágrimas y la desesperación de Luis Enrique y, sobre todo, la mirada penetrante del asesino Mauro Tassotti.

Más de trece años han pasado y todavía no ha conseguido cicatrizar del todo esa herida. Muchas derrotas hemos sufrido desde entonces: el robo en Corea, la decepción en Francia y la más reciente eliminación en Alemania ante les bleus. Este día quedó marcado para siempre en el recuerdo de los aficionados de la roja, que vimos impotentes desde nuestro país la injusticia cometida, una vez más, por el organismo deportivo más sucio del planeta, la FIFA.

Ellos creen ser “los dueños del fútbol”, pero lo que al parecer no han notado todavía es que este deporte está por encima de toda la burocracia y política de Joseph Blatter y compañía. Porque lo que la FIFA no fue capaz de hacer, el fútbol sí lo consiguió. En la final de ese mismo Mundial de Estados Unidos 1994, Roberto Baggio mandaba el penalti decisivo a la grada, dándole así el título de campeón del mundo al Brasil de Parreira y Romario, y convirtiéndose de esa forma en el gran fracasado de esa edición de la Copa del Mundo. Ya nadie recuerda su alegría al anotar el tanto decisivo contra España. Sólo recuerdan su llanto, postrado enfrente de la portería, mientras Taffarel corría como loco celebrando el triunfo.

La sonrisa de un tramposo, como tantas veces sucedió, se convirtió en la tristeza de un perdedor…

DoKiÈh – 20.12.2007

Acerca de Diego C.
Espontáneo profesional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: