El mejor gol de la historia

“Ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona. Arranca por la derecha el genio del fútbol mundial. Puede tocar para Burruchaga… Siempre Maradona. ¡Genio, genio, genio! Ta, ta, ta, ta, ta … ¡Gooooooool gooooooool! ¡Quiero llorar! ¡Dios santo, viva el fútbol, golaaaazo! ¡Diegoooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme, Maradona en recorrida memorable, en la jugada de todos los tiempos, barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés, para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina? Argentina 2 – Inglaterra 0. ¡Diegol, Diegol!, Diego Armando Maradona. Gracias, Dios. Por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 – Inglaterra 0.”

Will Hunting – 31.01.2008

Anuncios

Grandes citas del mundo del fútbol (vol.1)

Gary Lineker:“El fútbol es un juego que enfrenta a once contra once y en el que siempre gana Alemania”.

Johan Cruyff:“El fútbol es un juego al que se juega con el cerebro”.

Diego Armando Maradona:“Los dirigentes de Boca son más falsos que dólar celeste.”

Diego Maradona: “Daniel, si me necesitás para algo, acá estoy”. (noviembre de 1995, a los medios, tras la muerte del hijo de Passarella).

Daniel Passarella: “De Maradona persona no hablo. A pesar de todo, sólo me referiré a Maradona como jugador, cuando me pidan una opinión”. (1995).

Washington Etchamendi: “Peta, usted ya no es el mismo de antes. Lo tiró tres veces a su wing y el tipo todavía sigue respirando”. (Del técnico de Nacional de Uruguay a su jugador, Luis Ubiña, al final de un primer tiempo por Copa Libertadores en 1968. Infidencia de Luis Artime).

José Luis Chilavert: “El ‘Gallego’ González prefiere una foto con Gastón Pauls antes que una charla con Ernesto Sábato”. (1995).

Osvaldo Zubeldía: “La única verdad es ganar. ‘Lo importante es competir’ es una frase hecha para los otarios y creada por los perdedores” (1968).

Johan Cruyff: “¿Incorporarle tecnología al fútbol? Al fútbol hay que dejarlo tranquilo. Es un deporte de dudas que está hecho por y para futbolistas, al fin y al cabo, seres humanos. De lo que hay que ocuparse es de enseñarles a jugar a los chicos un fútbol positivo”. (1997).

Renato Cesarini: “El jugador de fútbol es como un caballo. Si uno lo monta bien, lo respeta y obedece. Pero si usted no sabe apretarle bien los tacos, lo bellaquea y por ahí lo tira…”. (Toda su vida).

Mariano Grondona: “El fútbol es una guerra simbólica”. (1996).

Perfecto Rodríguez: “En Chacarita teníamos unos compañeros de defensa durísimos. Como sería que, cuando te pasaban la pelota, lo hacían con contrario y todo”. (1958).

Cesar Luis Menotti: “Cuando empecé en Rosario Central teníamos prohibido gritar un gol de penal, porque un gol de penal lo hace cualquiera”. (2001).

Bernabé Ferreyra: “Viejo, por lo menos, para pegarme semejante patada sacate la medallita”. (1932, a un rival).

Francisco Ríos Seoane: “El fútbol argentino es pura corrupción. El antidóoping es un carnaval y la incentivación es moneda corriente”. (1996).

Alfredo Di Stéfano: “Me retiré a los 40 años porque mis hijas un día me miraron y me dijeron: ‘Papá, pelado y con pantalones cortos, no quedás bien’…”. (1977).

Jorge Solari: “El Mundial de este año lo va a ganar Francia. Después estarán Brasil, Alemania e Italia. A Argentina le va costar entrar entre los cuatro primeros”. (enero de 1998).

Juan Carlos Lorenzo: “El odio es preferible a la indiferencia. Quien llega a sentir que lo odian es porque construye o intenta realizar cosas. En cambio, la indiferencia es la muerte total”. (1985).

Alfio Basile: “¿Cuál es el fútbol de todos? No creo que haya uno, pero sí siento que hay un fútbol que le gusta a la mayoría”. (1999).

Angel Labruna: “El fútbol es el juego más difícil del mundo, porque se hace con los pies obedeciendo a la cabeza… y miren la distancia que hay…”. (1975).

Néstor Clausen: “El estilo de Independiente murió cuando Bochini dijo basta”. (1996).

Diego Maradona: “Cuando ví que entraba Bochini, me pareció que tocaba el cielo con las manos. Por eso, lo primero que hice fue tirar una pared con él. En ese momento sentí que estaba tirando una pared con Dios…”. (1986, tras el partido en que ambos jugaron juntos durante el Mundial).

Roberto Perfumo: “Durante mucho tiempo, todos le dicen al jugador qué cosas debe hacer para convertirse en un profesional del fútbol. El problema es que, cuando le llega la hora del retiro, nadie le explica cómo dejar de serlo”. (2000).

Juan Carlos Lorenzo: “¿Cómo ganarle a un equipo que tiene un gran delantero? Muy simple: cuando uno quiere que alguien no coma, lo que hay que impedir es que la comida salga de la cocina y, por eso, yo no debo mandar a marcar al mozo, tengo que preocuparme por el cocinero”. (1966).

Carlos Navarro Montoya: “Bilardo es un extremista egocéntrico que tiene cosas aberrantes”. (1996).

Carlos Bilardo: “Nunca me sentaría a tomar un café con Navarro Montoya. Decía que iba a jugar en Barcelona, en el Real Madrid, en el Benfica… y terminó en el Mérida. A mí me falló como hombre. Asunto terminado”. (1996).

Daniel Córdoba: “En el fútbol hay tipos que andan todo el día vestidos de esmoquin por los méritos que han hecho. Yo, por ahora, ando descalzo”. (1996).

Adolfo Mogilevsky: “Los jugadores que más trabajo le dan al preparador físico y al entrenador de su equipo son los mismos que después, en la cancha, le dan más trabajo a los rivales”. (1959, tras realizar los primeros tests psicológicos a futbolistas argentinos)

Jorge Valdano: “En la Argentina se corre y se mete mucho. Es un fútbol en el que parece que estuvieran todos enojados”. (1995).

René Houseman: “Ariel Ortega no me gusta. Antes de ir a verlo, voy a la calesita. No sé qué hace de volante, si tiene menos panorama que Magoo”. (1998).

El Gordo Díaz: “Vos rubiecito… sí vos, Perfumo. ¿Roberto te llamás, no? Me dijeron que querés el pase libre, ¿y vos creés que te lo voy a negar? Si naciste para otra cosa, con ese fisiquito no podés jugar a nada. Ni siquiera podés pegar una patada. Tomá el pase libre, no me hagás perder más tiempo”. (Del responsable de las inferiores de River al Mariscal, en 1960).

Francisco Lamolina: “Algunos periodistas que forman opinión y juzgan a los árbitros ni siquiera saben lo que es una pelota de fútbol”. (1998).

Franz Beckenbauer: “Para ser exitoso como jugador, entrenador y dirigente hay que tener mucha disciplina, bastante suerte y nacer en el país y en el momento justo”. (1996).

Silvio Marzolini: “Estudiantes no es un equipo de fútbol, es una organización futbolística”. (1968).

Fernando Miele: “El fútbol argentino es una mafia”. (1996).

Carlos Guzmán: “Yo no pretendo que los hinchas de River nos apludan si somos un desastre. Pero les pido que primero nos dejen ser un desastre y recién después nos insulten”. (1970).

Renato Cesarini: “Mire, Ramos Delgado, yo reconozco sus virtudes técnicas y las defiendo. Pero en el área no me juegue la pelota, tírela lejos, mándela a la tribuna. No importa que lo silben, porque yo lo voy a aplaudir. Usted juega para mí, para el equipo. Deje que los otros griten, que la tabla de posiciones se hace en silencio”. (1970).

Guillermo Marconi: “La cocaína es un doping psicológico: uno sale a la cancha creyéndose un león aunque en realidad sea un ratón. La realidad marca que la droga le ganó al fútbol”. (1996).

Diego Maradona: “La cocaína no estimula para jugar, todo lo contrario. En vez de hacerte dar un paso para adelante, te hace dar dos para atrás. Al futbolista que agarran por consumo de cocaína lo dejan dos años sin jugar. Eso es como ponerle una pistola en la cabeza y decirle: ‘Matate pibe’…”. (1997).

Jorge Marchetta: “En este país hay discriminación: si yo hubiese sido rubio y de ojos celestes, seguro que dirigía a la selección. Nunca me la ofrecieron por eso, porque soy negro”. (1998).

Fabián Madorrán: “Lloré mucho cuando me tildaron de homosexual. Esa acusación salió del ambiente del referato, no tengo ninguna duda. Alguien que me tuvo envidia largó el rumor”. (1998).

Roberto Pettinato: “La mujer más importante de la historia del deporte argentino es doña Tota Maradona. ¿Vos te imaginás qué hubiese sido de todos nosotros si le hubiese dolido la cabeza aquella noche en que gestó a Diego?”. (1995).

Will Hunting – 30.01.2008

Impresentables…

Dan asco.

O por lo menos a mí. No se puede caer más bajo que ellos. Ya es que les da igual sacar sus colores a relucir (como si no lo supierámos ya), con todo el orgullo de ser madridista y el hecho de trabajar para un medio madridista. Pero lo de anoche fue imperdonable.

De forma que llaman a una persona, en este caso el seleccionador español, para echarle la “bronca” de el por qué no convoca a su queridísimo Raúl (queridísimos para los medios) y como no da su brazo a torcer. Pues a darle caña. Sí señor, así se actúa: tú no haces lo que nosotros queremos, pues te daremos caña hasta la saciedad, hasta que tengamos a media sociedad española pidiendo tu cabeza.

Me refiero, por supuesto, a los “periodistas” de Onda Cero, emisora de radio perteneciente a Antena 3. Lo de anoche fue todo un espectacúlo. Insultos, descalificaciones, todo vale en este juego.

Y no seré yo el que defienda a Luis Aragonés, pero en este sentido estoy totalmente de acuerdo con él. Si no convoca a Raúl, pues no lo convoca y punto, al igual que cuando no ha convocado a otros muchos jugadores no ha pasado nada…¿por qué con Raúl si?

Ayer Luis lo dijo bien clarito: “No está porque yo considero que no debe estar. Ahora yo me pregunto lo siguiente: una persona con dos dedos de frente, con cinco años años de carrera universitaria (si es que tiene la carrera de periodismo) y que trabaja para un medio de comunicación…¿qué cojones no entiende de esa frase? Si no convoca a un jugador que en su momento fue de los mejores del mundo en su puesto es porque, ahora mismo, en estas fechas en las que estamos, hay otros jugadores que están mejor que él y, por lo tanto, tienen más derecho que él. Tan difícil de comprender no creo yo que sea.

Repito: no seré yo el que defienda a Luis Aragonés, pero en este sentido estoy totalmente de acuerdo. A ver si de una puta vez la prensa nacional-madridista se entera de que ellos no tienen el mando, que no tienen ni puta idea y que las cosas no se hacen según ellos quieran o no.

Estoy harto de sus encuestas del tipo “los españoles votan a que Guti vaya a la Selección”, por no hablar de sus portadas y noticias…

Lo peor de todo es que les da igual decir una cosa y al día siguiente otra, contradiciéndose, porque en este juego todo vale y aquí lo que hay que hacer es manipular y manipular a mansalva, sin ningún criterio. Bueno sí, según el criterio de ellos….

PD: Si tenéis tiempo escuchad la “conversación” de ayer en “Al primer toque” de Onda Cero, entre el seleccionador español y un hombre que dice ser periodista. O escuchad esta parte sólo…

Will Hunting – 30.01.2008

Nuestros cracks: Cuauhtémoc Blanco

Nombre completo: Cuauhtémoc Blanco

Apodo: Tiburón Blanco, Temo, Águila de Fuego, Cuauh

Fecha Nac: 17-Enero-1973

Lugar Nac: México D.F., México

Club actual: Chicago Fire (Estados Unidos)

Posición: Enganche, Mediapunta o Segundo Delantero

Internacional: 97 veces / 34 goles

Trayectoria: América (1992-97), Necaxa (1997-98), América (1998-2000), Real Valladolid (2000-2002), América (2002-2004), Veracruz (2004), América (2005-2007), Chicago Fire (2007-)

Palmarés: Torneo Clausura México (América, 2005), Campeón de Campeones México (América, 2004-2005), Copa de Campeones de la CONCACAF (América, 2006), Copa Confederaciones (Sel. Nac. México, 1999), Copa de Oro (Sel. Nac. México, 1996 y 1998).

Premios individuales: Pichichi Campeonato Mexicano (1998), Bota de Oro y Balón de Oro de la Copa de Confederaciones (1999), Balón de Oro Campeonato Mexicano (Apertura: 2005, Clausura: 2007, Ambos: 2006)

Puntuación doblevisera: 7/10

El símbolo del América. La esperanza del fútbol méxicano durante mucho tiempo. La eterna promesa que nunca explotó en Europa, pero que en su país natal regaló momentos inolvidables a los hinchas de la verde y sobre todo, de los Águilas del América.

Temo no es un delantero puro, es más bien un centrocampista ofensivo o enganche. Sin embargo, se mueve en el área como pez en el agua. Cierto es que jugando en posiciones algo más atrasadas nos ofrece muchas más cosas de su amplio repertorio futbolístico, pero más cierto es que the box – como dicen los ingleses – es el hogar del actual jugador de los Chicago Fire.

Gambetea como un argentino, como un pibe canchero viteh. Tiene la elegancia brasilera y, en sus mejores momentos, define como un auténtico ariete italiano. Mucho prometía este grandísimo jugador centroamericano, pero su paso por el fútbol europeo no fue nada exitoso. Dos temporadas en el Valladolid, en la que solo anotó dos goles (dos auténticos golazos, todo hay que decirlo) y, otra vez, de vuelta a México, donde dio sus mejores recitales.

En los prolegómenos de la Copa del Mundo de 2006, todo el país del tequila y Control Machete debatía sobre la inclusión o no de Blanco en el seleccionado mexicano para la gran cita en Alemania. Las voces de los que estaban a favor se oían incluso en Europa, pero Lavolpe no cedió. Lo dejó fuera del Mundial.

Quizás México lo hubiera necesitado en momentos puntuales en aquella ocasión. Nunca se sabe…

Muchos lo conocen por su famosa Cuauhteminha. Otros, lo conocemos por ser la imagen de México, de ese jugador polémico que todo país “necesita”. De ese Raúl, ese Cassano, sobre el que se discute si debe representar los colores de su país.

Un gran jugador. Un crack. Un magnífico futbolista. Un mujeriego, también. Un artista de la pelota.

Uno de los que aparecen en los momentos clave.

Pero, siempre, siempre, la eterna promesa.

O como mi amigo Kevin, mexicano “de pro”, bien dice: “Cuauh es lo que nunca fue”.

DoKiÈh – 30.01.2008

Miedo…tengo miedo

A nadie se le escapa que lo sucedido el pasado sábado en el Ramón Sánchez Pizjuán va a traer cola. Querellas, amenazas, mentiras, todo vale. Cada una de las partes aseguran estar en posesión de la verdad, incluso el juez de la trifulca lo afirma. El mismo juez de siempre: la prensa. La madrileña, para ser más exactos.

Todos estamos de acuerdo en que si la famosa frase “supuestamente” pronunciada por José Ángel Ziganda fuera cierta, sería algo imperdonable. No todos, miento. Para algunos sectores de la prensa, lo grave, lo sancionable, lo asqueroso, sólo fue la acción de Maresca, que no devolvió el balón a los rojillos cuando estos habían lanzado la pelota fuera para que uno de los suyos fuera atendido. El italiano fue claro y conciso: “Llevaban una buena parte del partido perdiendo tiempo, intentando ser listos. Si ellos son listos, yo también puedo serlo”. Eso, el “cabezazo” de Duda y la “mojadita” de Adriano a Azpilicueta es lo más grave del asunto según ellos, dejando a un lado, sólo por un rato, a Iturralde.

La agresión de Ziganda al – todo hay que reconocerlo – payaso de Cristóbal Soria es algo insignificante para ellos, los jueces del fútbol español. También es insignificante la agresividad casi rozando la locura de todo el equipo osasunista, empleada durante los noventa minutos. Y por supuesto, le restan importancia a la patada asesina de Erice a Jesús Navas.

Vayamos con la verdad por delante. Navas es un pillo y exagera la mayoría de las veces cuando recibe una entrada, sea ésta de la dureza que sea. Pero eso no justifica nada y la entrada violenta de Erice debió ser castigada con tarjeta roja y algún que otro partido de suspensión.

Pero eso no interesa en la capital. Porque Osasuna es ahora el que lucha por el descenso y el Sevilla es el que, en los últimos años, se pelea con los grandes y juega la Champions League. Si esto hubiera pasado hace unos años, el Valencia hubiera sido la diana. Pero ahora no. Ahora los levantinos andan en una profunda crisis y reciben las “caricias” de la calle Recoletos y compañía. Ahora el peligro es el Sevilla. Los pobrecitos andaluces que, inexplicablemente para algunos, han formado un gran equipo y pelean ahora en lo más alto.

Porque lo de ahora no es más que un pequeño bache. O si no, al tiempo.

“Todos deberíais de estar muertos como Puerta”. Sí, sin miedo. Reproduzcamos la famosa frase supuestamente dicha por “El Cuco”. Por ahora sigue siendo un rumor, pero ya hemos oído todos al entrenador de los navarros: “La demanda sigue adelante”. Lo han tenido claro desde el principio. En cuanto el conocido rumor empezó a rondar por la ciudad hispalense, la comitiva osasunista puso en marcha su plan: pasearse por todos los medios deportivos importantes del país para justificarse y dar explicaciones. Para llevar la verdad a la gente, según ellos.

Ellos lo llaman explicaciones, lo llaman verdad. Yo lo llamo nervios. Lo llamo necesidad de justificación.

Y que quede claro: dudo, es más, estoy casi seguro de que Ziganda no dijo la famosa sentencia. Pero algo hay, algo tiene que haber. El nombre de Antonio Puerta no es utilizado nunca por el sevillismo y, mucho menos, se le mete en medio de una trifulca repugnante como la sucedida el pasado sábado.

Uno de esos medios en los que Ziganda y el presidente del Club Atlético Osasuna, Patxi Izco, utilizaron para lanzar su mensaje fue la Cadena SER. Para ser más exactos, el programa “El Larguero” de José Ramón de la Morena. Un programa que, siendo sinceros, me encanta y he escuchado siempre. Una cadena de la que me considero oyente, pero no por ello simpatizante de todos los que la integran.

Pero, siguiendo con la verdad por delante, me ha decepcionado. Ahora mismo, mientras redacto este artículo lo estoy escuchando.

Declaraciones del presidente de la Comunidad Foral de Navarra apoyando a los suyos, muy desinformado por cierto, y alguna que otra frase de los corresponsales de la emisora en Sevilla y Pamplona. Nadie se atreve a llamar a la persona que lanzó el conocido rumor.

Según ellos es un violento y un “agitador”.

No seré yo el que lo defienda. De hecho, pocas veces coincido con él en sus opiniones. Pero hay algo que sí se debe valorar. Él no sale beneficiado de cada disputa que tiene con la prensa capitalina. Los otros, sí.

Porque los otros, como ya hemos dicho, son los jueces. Ellos mandan. Ni la Federación, ni los árbitros, ni siquiera la LFP pintan nada en este circo. Los medios son los que crean la noticia y la hacen desaparecer a su antojo. En el deporte, en la política y en cualquier otro tema.

Los medios son los que, parece ser, tienen miedo de que sus preciados Real Madrid y sobre todo, Atlético de Madrid, se vean afectados por el fútbol andaluz. Temen que se vean dominados, en especial, los rojiblancos. Los colchoneros que, año trás año fracasan, mientras siguen pasando equipos revelaciones por encima de ellos.

El fútbol andaluz. Un fútbol que está en alza.

Cuatro andaluces en primera.

El Sevilla, campeón de Copa del Rey y de la UEFA. Además, jugando la Liga de Campeones.

El Almería, recién ascendido, ganando en Mestalla, recibiendo la ovación del público local y colocándose octavo, a cuatro puntitos de la zona europea.

El Recre, segundo año en Primera. Y este año se salva el Recre, seguro. Como sea.

Finalista hace unos años de la Copa del Rey, por aportar más datos.

El Betis, campeón de Copa hace tres años y jugando la Champions hace dos. Ganándole al Chelsea.

Y nuestro Málaga, que próximamente volverá a estar con nosotros.

¿Donde están Athletic y Osasuna? Abajo, hundiéndose.

¿Donde estaba el Atleti cuando el Recre jugaba la final de Copa y el Betis jugaba la Champions? Ah, cierto…sí. Fracasando.

Estrepitosamente.

¿Da rabia ver a los andaluces haciéndose grandes, verdad?

Pues, a joderse…

DoKiÈh – 28.01.2008

Nueve puntos, nueve

Segunda jornada de la segunda vuelta. Nueve puntos le lleva el Madrid al Barça en la tabla. Nueve puntos que reflejan la realidad de lo que estamos viendo hasta ahora. Si bien, muchos opinan que los de Schuster no juegan bien, los blancos resuelven sus partidos con eficacia y aires de grandeza.

Ayer, ante el Villarreal, volvió a suceder lo mismo. Cuando los de Pellegrini consiguieron empatar el partido a dos, después de muchos intentos, Sneijder ponía el definitivo 3-2 en el marcador un minuto después, demostrando así que el conjunto merengue ha aprendido algo, no sé si de Capello o de Schuster. Ese algo no es otra cosa sino el saber levantarse de los golpes sufridos. Ese gol de Capdevilla, de haberse producido hace un par de años, o quizás solamente uno, hubiera tocado seriamente la moral de los madridistas y, quién sabe, podría haber provocado otros diez últimos minutos de nervios, pitos y decepción en el Bernabéu.

Pero ya no.

El Madrid ha cambiado. A la prensa ya le quedan pocos argumentos para atacar al alemán. A veces juegan bien, a veces no. Pero siempre ganan. Cien por cien de victorias en su feudo. Eso explica muchas cosas.

Mientras tanto, en la ciudad condal se tiran de los pelos. Si en la capital no se ve buen fútbol, lo de Barcelona se podría considerar un robo el pago de una simple entrada al Camp Nou. El único tikitaka en condiciones que se ve últimamente por Cataluña no es otro sino el del Espanyol de Riera, Tamudo y compañía. En las últimas jornadas ya ni eso.

Rijkaard se muestra prudente y serio: “El Madrid es el mejor, pero no hemos perdido la Liga”. Pues, cualquiera diría Frank. Nueve puntos, una distancia que nunca ha sido contrarrestada en la Primera División Española. Una distancia que, cualquier club que ha conseguido alcanzar siendo líder, ha terminado proclamándose como campeón.

Y Ronaldinho en el gimnasio…

Messi está recuperado. Iniesta está feliz con su nuevo contrato y Henry mejora cada día. Por no hablar de Bojan, que poco a poco va dando pasos gigantes para consagrarse como la gran estrella que está llamada a ser. Incluso a veces, los blaugranas consiguen adelantarse en el marcador e imponerse con autoridad. Pero les falta algo: les falta definición, ganas, hambre y sobre todo, confianza.

Igual están peleados con sus respectivos bancos porque, sinceramente, si yo estuviera en la piel de alguno de ellos, simplemente echando una ojeada al saldo de la cuenta bancaria la confianza me recorrería el cuerpo 24/7.

Pero de esto va el mundo del fútbol. Cuando unos están bien la vida privada queda oculta, todo es maravilloso, mientras los otros, se ven inmersos en un mundo de alcohol, fiestas, discotecas y prensa rosa. Y kilitos de más.

Hace unos años eran los Ronaldo, Beckham y Roberto Carlos los que, supuestamente, no jugaban al nivel que les corresponde porque eran los dueños de la noche madrileña. O del Asador Donostiarra. Ahora, Deco, Ronaldinho y demás son los acusados.

Pero los demás, los que están en el campo, no tienen la culpa de nada. La culpa la tiene Ronnie. Y Edmilson de vez en cuando.

Rijkaard es un gran entrenador. Ronaldinho es un desastre, le gusta mucho la samba y la batucada.

Igual que a Robinho, que ya hasta algunos medios le montan fiestas de cumpleaños. Pero él sigue metiendo goles.

Montémosle un fiestón a Ronnie querido Joan.

DoKiÈh – 28.01.2008

Otra batalla más

Parecía que el primer Sevilla-Osasuna del 2008 llegaba algo descafeinado. Un Sevilla en la cuerda floja y un Osasuna inmerso en la lucha por evitar el descenso no se asemejaban a los equipos que, años atrás, libraban una auténtica guerra – no futbolística – cuando se enfrentaban. Antes, durante y después del partido, así sucedía.

Toda la semana se ha hablado de eso pero, sobre todo, se ha hablado de una persona en especial: Iturralde González. El colegiado es recordado por los sevillistas por ser quien les robó la oportunidad de luchar por el título de Liga la pasada campaña, sacando todas sus virtudes a relucir en Mallorca. Y durante toda esta semana antes del partido, no sólo la prensa, sino que también voces importantes dentro del mundo sevillista se han encargado de recordárselo al bilbaino.

Transcurría el minuto noventa, con empate a uno en el marcador, cuando llegó el momento de Iturralde. Antes, un partido aburrido fue lo único que pudimos ver. Osasuna salió desde el minuto uno de juego a “dar cera”. Cierto es que se supo reponer del gol anotado por Christian Poulsen y que consiguió empatar con un auténtico golazo del canterano Sola. Pero más cierto es que los navarros llegaron a Nervión con un único objetivo: plantar el autobús en la portería de Ricardo. No sólo eso, sino que, con su agresividad desenfrenada, buscaron una y otra vez que el partido se pareciera a los de la época de Baptista y Reyes.

Volvemos al momento importante. Minuto noventa, repito. Balón colgado al área rojilla y Javi García, en un intento de imitar una celebración del gran Jurgen Klinsmann, se revuelca entra las piernas de Chevanton y el balón sale despejado. Iturralde no lo duda ni un segundo y señala penalti y muestra la segunda amarilla al ex-madridista.

Mano.

El colegiado vasco se hace notar, para variar. Luis Fabiano transforma la pena máxima y da la victoria al Sevilla.

Yo, sinceramente, pienso que no es penalti. Pero también pienso que esa misma acción en el Santiago Bernabéu no sólo es digna de sanción, sino que también lo es de roja directa para el infractor.

En Pamplona claman al cielo: un robo, eso piensan allí que fue. Un robo a un equipo rastrero que recibió alrededor de unas ocho tarjetas amarillas y que, se quedaron cortas. Un robo a un equipo que, exceptuando a Dady y los jóvenes Vela y Sola, no tiene argumentos para mantenerse en la Primera División Española.

Y podría ser incluso peor, si los rumores que ya circulan son ciertos. Esos rumores que aseguran que el entrenador de los navarros pronunció, inmerso en la batalla posterior al pitido final, la siguiente frase: “Teníais que estar todos muertos como Puerta”.

Lamentable. Asqueroso. Señor Ziganda, puede usted perder los nervios, el partido, la memoria o incluso la categoría. Pero ayer perdió mucho más que eso. Perdió la clase y el respeto que mucha gente le tenía. Ahora usted ya se ha convertido en otro Javier Clemente.

De hecho, creo recordar que al próximo seleccionador de Irán se le sancionó por mandar a Eto’o a trepar entre árboles. Siguiendo ese mismo criterio, a Ziganda le debería caer una buena, sobre todo si es cierto que el ex-jugador del Athletic pronunció la frase citada anteriormente.

Pero recordemos que, ni Sevilla es la capital de España, ni nadie lesionó intencionadamente a Guti. Por lo tanto, ya sabemos que pasará.

A veces el fútbol español me da asco.

DoKiÈh – 27.01.2008