Giusti campioni


zanetti_par-int

Esta vez el fatalismo no fue el protagonista. El Inter se volvió a proclamar justo campeón del Scudetto, tras vencer al Parma por 0-2, ambos goles de Zlatan Ibrahimovic.

Hasta que comenzó la segunda mitad, el escenario y las circunstancias prometían malos augurios para los ‘neroazzuri’, Todo lo sucedido y el nerviosismo vivido en esta última semana se presentaban como un claro handicap para los de Mancini. Por si fuera poco, se enfrentaban al Parma, que se estaba jugando la salvación y cuyo banquillo se encontraba en plena transición, tras la despedida de Héctor Cúper días atrás.

Aun así, y conociendo las noticias que llegaban desde Catania (la Roma iba ganando 0-1), los milaneses no cesaban en su intento de adelantarse en el marcador, fuera como fuera. Pero daba la sensación de que faltaba algo. El Inter no tenía esa chispa que, incluso en sus partidos más rácanos, les ayudaba a definir cuando más lo necesitaba. Así es como este equipo se había mantenido en la punta de la tabla durante todo el año, y hoy parecía que ese “estilo” o forma de hacer las cosas podría verse cortada. Vieira, Cruz, Maicon y, sobre todo, el joven Balotelli lo intentaban sin cesar. La lluvia caía sobre el Ennio Tardini y dificultaba la conducción del cuero en cualquier punto del verde. El descanso llegaba y el rostro de Roberto Mancini no auguraba nada positivo.

De hecho, en mi opinión, el técnico interista podría ser el peor enemigo de su propio equipo. Los desastrosos cambios que éste suele hacer, unidos a la horrible manera de leer los partidos que tiene el ex del Lazio, me hacían ver muy negro el horizonte. Pero, repentinamente, un espíritu extraño y exótico se apoderó del de Ancona. Todos, absolutamente todos, cuando veían a Zlatan dispuesto a saltar al terreno de juego, aseguraban que Cruz o Balotelli verían el resto del partido desde el banco. Las cámaras de televisión se fijaban en los dos arietes, pero, para sorpresa de todos, Mancini retiró del campo al brasileño César. Roberto iba a por la victoria, por primera vez desde que llegó a Milán.

Y, como suele suceder en la mayoría de las ocasiones, los riesgos enfocados al beneficio del fútbol y a la búsqueda del triunfo, obtienen su premio. Ibrahimovic, entre algodones, resolvió el choque en dos momentos puntuales, con esa eficacia que le caracteriza. El sueco volvió a recordarnos al del principio de la presenta campaña, a ese estirado delantero con esa clase y técnica inigualable y que se mueve en el área como pez en el agua. Es, sin duda alguna, uno de los máximos contribuyentes, si no el que más, al nuevo título de campeonato del Internazionale. Siempre apareció en los instantes en los que su equipo lo necesitaba, siempre dando la talla. Hoy, sin ir más lejos, ganó el partido él solito.

Lejos de las críticas que recibe su extravagante persona, el nórdico es un mago con el balón en los pies. Es un ariete especial, es distinto a los demás. Cuando tiene el cuero controlado, muestra la calidad del mejor ‘trequartista’ y, a su vez, cuando se interna en la ‘caja’ grande, sus movimientos son dignos del mejor ‘nueve’. Ibrahimovic es respetado por los rivales, es “el susto en el área”. Zlatan, cuando se encuentra cerca de la meta contraria, me recuerda al típico pistolero de la casa de putas del viejo oeste. Aquel vaquero que, cuando se acercaba a la ‘madame’, siempre reproducía la misma conversación:

– Ábrete de piernas.

– No, que me la vas a meter.

– Qué va, es para sacártela. Ya te la he metido.

DoKiÈh – 18.05.08

Acerca de Diego C.
Espontáneo profesional.

8 Responses to Giusti campioni

  1. Pingback: Inter campeón, el Milan se queda sin Champions | Liga de Fútbol Profesional

  2. Stef dice:

    Felicitaciones.

    Por cierto, el “giusto” en Italiano tiene ciertas sutilezas en su significado que lo alejan del “justo” en Castellano.

    Como adjetivo, “giusto” significa justo, en el sentido de imparcial o ajustado a la justicia.

    Como adverbio, “giusto” significa justamente, precisamente.

  3. Juan dice:

    Enhorabuena Interistas!

    Tremendo Zlatan, por dios, que jugadorazo.

    Todo mal con el clásico platense, lo has visto? Me perdí el segundo tiempo porque me tenía que ir a jugar. Ya empiezo a creer seriamente en que el Lobo tiene una maldición encima bastante considerable.

    Abrazo!

  4. Que bueno es Zlatan, que puta pasada!

  5. Garrincha dice:

    IL CAMPIONI D’ITALIA SIAMO NOI !!!!!!!!!

    Muchas felicidades Dokieh, ya somos campeones😀

    Ahora no hay excusas tipo sanción, o “la Juve no está” o bla bla bla ….

    Un saludo y FORZA INTER !

  6. dokieh dice:

    @Stef: Gracias por las felicitaciones. El sentido que le quería dar a la palabra ‘giusto’ ya sabes cual es, el de “ajustado a la justicia”.

    @Juan: Gracias Juan. Sí, ví el partido mientras me cambiaba para ir al curro. Fue un desastre, cuando empató Gimnasia y tenían dos menos parecía que nos lo llevábamos, pero otro tiro libre nos jodió la tarde. Habrá que esperar a la próxima.

    @Sergio: Pues sí tio, y ayer lo volvió a demostrar. Siempre aparece en los momentos clave.

    @Garrincha: Felicidades a ti también hermano ‘neroazzuro’😀. Y sí, esta vez no hay excusas, todos estuvieron desde el principio. Esta vez fuimos los mejores claramente.

    Un saludo a todos.

  7. Emanuel dice:

    Me da pena que el Parma haya descendido, un club que tuvo momentos difíciles en cuanto a problemas económicos. Abrazo..

    http://www.planetaxeneize.blogspot.com

  8. Stef dice:

    dokieh, si la intención era poner el acento en la “justicia” entonces me voy a permitir disentir. El Inter hizo méritos para titularse campeón, sobretodo en la primera fase del campeonato. Pero el Osservatorio del Viminale para los eventos deportivos no fue muy “ajustado” en cuanto a impartir “justicia”. Como tampoco lo fueron los árbitros.

    El 6 de febrero el Osservatorio sugli errori arbitrali publicó un estudio del que se desprendió que el 52% de los encuentros de la Serie A habían sido falseados por errores arbitrales y un total para entonces de 156 puntos habían sido asignados a equipos favoritos o escamoteados a equipos que contaron con menos fortuna ante los hombres de Collina.

    ¿El equipo que fue mayormente perjudicado? La Juventus, a la que errores arbitrales le habían quitado hasta ese momento 13 puntos. Le seguían Reggina (-12 puntos) y Milan (-11).

    Para notar las diferencias, he aquí la clasificación de entonces:

    Inter 53 puntos, Roma 45, Juventus 41, Fiorentina 37, Udinese 33, Milan* 33, Atalanta 29, Sampdoria 28, Genoa 28, Palermo 28, Napoli 27, Catania 23, Lazio 23, Torino 21, Livorno* 21, Siena 20, Parma 19, Reggina 18, Empoli 16, Cagliari 14. (*1 partido menos).

    Y como habría sido si los árbitros hubiesen sido más acertados en sus decisiones:

    Juventus 48 puntos, Inter y Roma 45, Milan 41, Fiorentina 36, Atalanta 33, Palermo, Sampdoria y Udinese 28, Napoli 27, Genoa 26, Reggina 25, Lazio 24, Livorno 23, Catania y Siena 21, Parma 19, Torino 18, Cagliari 16, Empoli 15.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: