Europa ya tiene rey


manchester_campeon2

Cincuenta y dos años tuvieron que pasar para que pudiéramos ver la primera final de Copa de Europa entre dos equipos ingleses. Manchester United y Chelsea nos brindaron una gran final, aburrida al principio pero intensa a partir del segundo tiempo.

Los de Ferguson dominaron en la primera parte, con un Cristiano Ronaldo inspirado y consciente del escaparate en el que se encontraba, mientras que los londinenses se impusieron en la segunda mitad, jugando bastante mejor que su adversario y teniendo claras oportunidades para llevarse el título. De hecho, los ‘blues’ estrellaron el cuero dos veces en el palo: una tras un excelento disparo de Didier Drogba, y otra después de un tiro de Lampard, ya en la prórroga. Esto puede llevar a pensar, como algunos aseguran, que el Manchester tuvo mucha suerte esta noche. Sinceramente, esos mismos que afirman eso, no recuerdan las increíbles ocasiones de gol que también tuvieron los ‘red devils’ en el primer tiempo (Tévez) o de las que dispusieron en el tiempo extra (Giggs).

En definitiva, la final acabó en la tanda de penales. Tras 120 emocionantes minutos, tras la pelea que acabó con Drogba en la puta calle y después del tremendo choque entre Nani y ‘Asshole’ Cole, se llegó al momento más esperado de la noche. La estrategia ya no daba más de sí y, aunque ambos buscaron el triunfo en algunas fases del encuentro, ninguno se impuso con rotundidad sobre el otro. Todo se decidiría en lo que algunos llaman “la lotería de los penaltis”. Lotería que, misteriosamente, en este torneo suele favorecer al que más se lo mereció (Ej: Liverpool 3-3 Milan, 2005; Milan 0-0 Juventus, 2003).

Después de haberse lanzado nueve penas máximas, le tocaba el turno a John Terry, capitán del Chelsea. Los de Stamford Bridge acariciaban ‘la orejona’ con sus manos, la veían cerca. El fallo de Cristiano Ronaldo en el tercer lanzamiento provocaba que, si el central inglés anotaba, los de Londres serían campeones. Era la ocasión perfecta. Llevaban varios años luchando para llegar a ese momento y sabían que, si lo desaprovechaban, tardarían mucho tiempo en volver a encontrarse ante semejante circunstancia. Terry caminaba concentrado hacia la portería donde le esperaba Edwin Van der Sar. Él era el capitán y, como tal, había tomado la responsabilidad de lanzar el último disparo del partido.

Atrás quedaba todo el sufrimiento para llegar hasta Moscú, todas las veces que cayeron antes de tiempo y no pudieron disputar la ansiada final y todas las críticas recibidas. Ya no importaba el mal juego -o, mejor dicho, el “no juego”- desarrollado durante varias temporadas. El Chelsea había cambiado. Ahora, al menos, jugaba al fútbol. Después de la despedida de Mourinho, los pesos pesados del vestuario habían tomado las riendas y, ante la pasividad de ‘Funerarias’ Grant, tomaban las decisiones importantes y aprovechaban el orden defensivo impuesto por el técnico portugués para comenzar a construir un gran equipo. Esta vez, de verdad.

Así se levantaron de todos los golpes y, poco a poco, consiguieron terminar disputándole al Manchester la Premier y la Liga de Campeones.

Y llegó el momento. Terry corrió hacia la pelota y lanzó, resbalando a la vez que golpeaba la redonda, estrellando así el balón en el palo derecho de la meta de Van der Sar. El capitán ‘blue’ yacía en el suelo del Luzhniki Stadium, triste y desconsolado. Poco importaba ya.

terry_man-che

Uno recordaba tantas cosas. La desfachatez de Mourinho, la megalomanía de Abramovich y, ante todo, el fallo garrafal de Riise en semifinales. Mientras la mente daba vueltas, se lanzaban el resto de penales. Anelka terminaba por hundir a su equipo y la parada del cancerbero holandés daba un nuevo título continental a los de Manchester, y ya van tres. Cristiano Ronaldo, entre flashes, lloraba tendido en el medio del campo, mientras sus compañeros corrían como locos para abrazar al triunfador arquero.

Lampard, Drogba, Ballack, Joe Cole, Carvalho, Terry… Todos se entristecían y se mostraban impasibles ante semejante impotencia. No comprendían nada. Tanto esfuerzo, tanto tiempo esperando… para esto. Para morir pegando. ¿Por qué?

¿Qué le hemos hecho al fútbol para que nos trate de tan cruel manera?

Ay ay, amigos del Chelsea. Girad la vista atrás. Miren cuántas veces insultaron al deporte rey. Observen cómo llegaron hasta aquí. La suficiencia, la hipocresía y la egolatría pudieron con vosotros. Pensaron que todo esto era un negocio y, como tal, los títulos se compran y venden, se consiguen a base de talonario.

Afortunadamente, amiguitos míos del Chelsea, el fútbol tiene una fuerte identidad y una inquebrantable esencia que nunca podréis alterar. De esta forma, el ‘Chelski’ no ganará la Copa de Europa nunca. Ya lo dije hace algún tiempo, y hoy, como es lógico, lo sigo manteniendo.

Nunca jamás.

Y, recordad, amiguitos del Chelsea: cuanto más fuerte sea el puñetazo que deis en su cara, más fuerte será el golpe que el fútbol os devolverá. Más os dolerá.

No se vayan todavía. Acompañenme en este breve rezo antes de despedirnos. Roguemos guarden su más preciado minuto de silencio, por favor.

Un minuto de silencio…

… porque el Chelsea ya está muerto, tralará.

DoKiÈh – 21.05.08

Acerca de Diego C.
Espontáneo profesional.

6 Responses to Europa ya tiene rey

  1. Juan dice:

    En la crónica del partido que puse en mi blog también iba a incluir un párrafo dedicado a equipos que están hechos para jugar este tipo de competiciones (Boca, Independiente, Milan, Real Madrid, Liverpool y un etc de menor escala) y otros que no. El Chelsea toda la vida fue un club claramente loser. Es más, para su importancia dentro de Londres, tiene mucho por detrás de sus clásicos rivales grandes. Y parece mentira pero la historia y los pergaminos pesan en determinadas circunstancias.

    Lo primero que debe haber pensado Terry es en que hubiese pasado si no hubiese llovido, jeje

    Abrazo master!

  2. Stef dice:

    Todos hacen leña del arbol caído. Vamos, dokieh, que Terry no es jugador de talonario, Lampard llegó al Chelsea antes del ruso del talonario y nadie les regaló nada (tampoco Riise) para llegar a la final. Que no te guste el Chelsea es un cuento, que lo des por muerto me parece exagerado (por mucho que la asociación con Pompas Fúnebres Grant sea descontada).

    Saludos.

  3. Piwy dice:

    Como siempre Diego sabes que los partidos ingleses para mi son IM-PRESIONANTES jajajjaj

    illo que partidaso loco, y muy weno el post

    PD: Cristiano Ronaldo lloró porque no le iban a crucificar en Manchester no fue por la emoción(que me lo contó a mi) JAJajajaj

    Saludos Viseros

  4. Julian Ross dice:

    Jejej, vaya final… y pobre Terry, no creo que salga de su casa en un año

    Un saludo desde dedondehasalido.blogspot.com, date una vuelta!

    Julian Ross

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: