De derbis y clásicos

ronnie_mil-intPor fin un fin de semana de emociones, de esos en los que no te importaría pasarte horas en el sofá y en el que cada partido que ves parece ser mejor que el anterior. Además, dio la casualidad de que se vivieron muchos de los llamados derbis (clásicos en Sudamérica, aunque aquí también se les llama clásicos a algunos choques especiales, como por ejemplo el Barça – Madrid) entre el sábado y el domingo.

El más esperado de todos ellos era, sin duda, el Milan – Inter, que se disputó esta misma noche en un San Siro espléndido, a rebosar como cada vez que se enfrentan nerazzurri y rossoneri. Todos daban como favorito al Inter de Mourinho, aun a sabiendas de lo que significa la palabra derbi, y todos se equivocaron. Ronaldinho volvió a la Tierra (?) para marcar un buen gol que le dio la victoria a los suyos en el que para ellos es el encuentro más importante de lo que llevamos de temporada. Toda una segunda parte tuvieron los negriazules para contrarrestar el tanto del brasileño, pero nadie apareció; ni el ‘Cuchu’, ni Ibrahimovic (lamentable), ni Adriano cuando salió, ni siquiera Mourinho…

Y con esto, los de Ancelotti (que si entendió de qué iba lo de hoy) parece que escapan de lo que ya algunos empezaban a denominar con la fatídica palabra: crisis. Sus tres victorias consecutivas (Lazio, Reggina e Inter) le aupan al sexto puesto de la tabla, empatado a puntos con la Juve (que igualó sin goles en el Luigi Ferraris) y a un solo punto de sus acérrimos rivales. Eso sí, nada de campanas al vuelo. Ni Ronnie está curado, ni se va a empezar a llevar bien con Kaká de repente, ni Carletto vuelve a ser un mago de la pizarra, ni Maldini tiene 20 años. Los pies en el suelo, Milan.

Leer más de esta entrada

Ya estamos con lo de siempre…

Cada vez que llega un partido de estas características pasa lo mismo,los medios informativos empiezan a “inventarse” noticias para calentar el partido, desprestigiar a una afición y agrandar a la hinchada del equipo de sus colores.

Viendo el enlace, cualquier persona normal de a pie que lea la noticia pensará que realmente eran aficionados del Sevilla, que han ido desde Sevilla a Madrid armados hasta los mochos de bates de béisbol, cuchillos, navajas y todos los demás instrumentos necesarios para pasar un “día grande” en Madrid, y que la policía los ha visto en los alrededores del Vicente Calderón (al que ya le quedan pocos días) cantando canciones del Sevilla, insultando a los del Altético de Madrid y enseñándoles a toda la ciudad lo que llevaban en los bolsillos.

Pues yo personalmente no me creo nada de la noticia. ¿Por qué? Por varios motivos:

Leer más de esta entrada

Pues a mí me encantó el derbi

messi_esp-barAsí es. Hacía ya tiempo que no vivía un derbi catalán -o casi cualquier derbi- con tanta intensidad como el de hoy. Polémicas arbitrales, pelea en las gradas, intercambios de golpes contínuos, muchas oportunidades, goles, más polémica… Vamos, lo que viene a llamarse fútbol. No sé yo por qué se quejan tanto en prensa, radio y televisión. ¿Prefieren esto o un Betis – Sevilla como el del pasado domingo?

Que sí, que estuvo muy mal lo de los Boixos y también lo de muchos hinchas del Espanyol, que no se quedaron atrás y respondieron poniéndose al nivel de los primeros. También estuvo bastante mal Medina Cantalejo, prácticamente durante todo el encuentro. Primero por el gol de Coro, que debió ser anulado, y segundo por detener durante tanto tiempo el juego (10 minutos), cuando una grada enfurecida necesitaba mirar al campo para distraerse, en vez de buscar revancha en forma de asientos voladores. No hay un “por último” en esta enumeración de errores arbitrales, ya que un servidor todavía no ha visto una repetición tan clara del penalti cometido sobre Samuel Eto’o que le lleve a pensar que Nico Pareja toca el balón “tan claramente” (ooohhhhh, ¡¡qué claro que fue!!) como dicen algunos.

Leer más de esta entrada

Christian Abbiati en "Un nuevo miembro de honor en el club de los poetas vivos"

christian_abbiatiEl mundo del fútbol está lleno de personajes extravagantes que de un modo u otro terminan siendo meros juguetes de la prensa a la vez que se convierten en los preferidos de las hinchadas de los clubs. Pasó con el gran (?) Gazza y sus queridos amigos de la Irriducibili del Lazio, con los cuales coincidía frecuentemente en bares de la capital de Italia para homenajear a ese gran deporte que es el rugby y ejercitar esa magnífica costumbre llamada “El tercer tiempo”.

Después estaban -o están- los Romario a.k.a. “necesito salir a emborracharme el jueves para marcar el domingo”, ‘Burrito’ Ortega, Cantona y cientos de jugadores que mantenían una vida algo “especial” fuera de los terrenos de juego, copando portadas de periódicos deportivos con sus numerosas salidas nocturnas, idas de olla y posteriores consecuencias. Al final, ese tipo de futbolistas son los que acaban por calar hondo entre los aficionados, se llevan numerosas ovaciones, el cariño de los suyos y son recordados para siempre.

Pero no es esta la única “especie” del mundo del deporte rey que se caracteriza por la excentricidad de sus componentes y por la facilidad que tienen éstos para armar quilombos, che ¿viteh? meterse en líos. También existe esa otra clase de gilipollas “seres humanos” a los que les gusta hacerse notar y sentirse protagonistas, llegando incluso a recurrir a la política como vehículo hacia la captación de un gesto de sorpresa en un futbolero cualquiera. De esta forma, algunos, como el ex del West Ham Paolo Di Canio -otro amiguito de los celestes de Roma-, han pasado a la posteridad por todo lo que hicieron de la línea de banda hacia afuera, y no al revés. Otros, como Gianluigi Buffon, optan por esconder (?) sus sentimientos e ideales políticos para mostrarnos su buena facha presencia, estilo y calidad futbolística y así obviar lo de las camisetas con el número 88, lo del Fiero di essere italiano, los enfrentamientos con la comunidad judía transalpina, el “Muerte a los cobardes”, etc. etc.

Pues bien, a este prestigioso (?) club se le ha unido otra mente brillante: Christian Abbiati. El ex del Atleti declaró recientemente que -atención- es “un hombre de derechas” y que le gustan “los valores que defiende el fascismo: la patria, el orden social y el respeto a la religión católica”. Ahí no acaba la cosa. Además, Abbiati aseguró que votó a la derecha en las pasadas elecciones y que “el fascismo debe dejar de ser considerado como un tabú”. Toma perlita para La Gazzetta dello Sport, que publicará en los próximos días la entrevista completa.

En cierto modo, el arquero del Milan me recuerda a Oleguer Presas, en lo que se refiere a cagarla tanto dentro del campo como fuera del mismo. Cierto es que para gustos hay colores y que las opiniones deben ser respetadas, y es por ello por lo que, al menos aquí, respetamos la forma de pensar del ex-defensa azulgrana. Pero al lamentable portero rossonero habría que recordarle un par de cositas, prestarle unos cuantos libros de historia y que se informe de lo que sufrió su propio país el siglo pasado, gracias (?) al abuelo Benito.

Al final es lo de siempre. La mamma, el eco quando arrivo a casa,… Ya saben ustedes de qué va esto. Abbiati, Milan, Berlusconi, Mussolini…

Todo queda en casa.

DoKiÈh – 26.09.08

¡¡Qué Fergüenza!!

tevez_liv-manSiete años después, el Liverpool pudo ganar al Manchester United en Anfield. Lo hizo escondiendo esa cara triste que siempre mostraba en el ‘superclásico’ del fútbol inglés, para enseñarnos otra mucho más alegre. Los locales fueron a por la victoria prácticamente desde el comienzo; más concretamente a partir del minuto 3, cuando Carlos Tévez (¿¿¿quién??? ¡¡¿¿quién si no??!!) adelantó a los visitantes tras una gran acción y posterior asistencia del debutante Dimitar Berbatov.

Como decíamos, el triunfo de los reds vino en mayor parte gracias al cambio de esquema que Rafa Benitez impuso a los suyos, que se adueñaron del balón y mostraron un juego ampliamente ofensivo. Mientras, el United aguardaba encerrado atrás, a la espera de armar una contra que una y otra vez era destruida por el mediocampo del conjunto de Merseyside y la presión que éstos ejercían sobre los hombres de calidad del contrincante. Fruto de esa presión llegó el empate del Liverpool, con un gol en propia de Wes Brown, gracias a una nueva cantada -y ya van 3 millones- de Edwin Van der Sar.

Por su parte, el sistema que Alex Ferguson plantó en el verde podría calificarse de irrisorio o incluso de inútil. No sabemos qué pasó por la cabeza del escocés justo después del gol de Tévez, pero, desde ese momento, el equipo que se presentó ambicioso en la ciudad de los Beatles se convirtió repentinamente en un conjunto miedoso e inoperante y que podría ser receptor de las duras críticas que los planteamientos de Benitez han recibido en años anteriores en partidos de similares características. Más si cabe en la segunda parte, en la que los red devils plantaron el autobús delante de la portería, intentaron aguantar el aluvión que se les venía encima y, pecando de ilusos, esperaron a que el argentino, el búlgaro o el retrasado mental más famoso del planeta les echara una mano en forma de milagro.

No sucedió así y The Kop pudo festejar siete temporadas más tarde, después de que Babel consiguiera el tanto definitivo en una jugada que, aunque parezca curioso, define al mejor Javier Mascherano. Incansable en la presión, atrevido en el caño a Giggs, sorprendente en su faceta ofensiva y luchador hasta el final.

Con esto, los de Anfield se colocan como líderes junto a un Chelsea que hoy amargó el debut de Robinho, que se estrenó con el City con un auténtico golazo que sirvió de poco en la derrota de los suyos por 1-3. El Arsenal, que también venció, sigue a azules y rojos en el tercer puesto -con un punto menos- tras imponerse al Blackburn Rovers a domicilio por un contundente 0-4. El Manchester, decimotercero en la tabla, sigue esperando el regreso de su gran estrella, que, aunque parezca mentira y teniendo en cuenta lo que hemos visto ahora, es el único que puede diferenciarles de otras escuadras que, a priori, demuestran un nivel inferior.

DoKiÈh – 13.09.08

Cuba – Estados Unidos: toda una vida en 90 minutos

one_last_street_sceneHoy, después de 61 años, la selección estadounidense de fútbol visita por segunda vez La Habana. Esta vez, en partido oficial de clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010. Los yanquis, conocedores de que se encuentran en territorio hostil, acompañan a su expedición con decenas de diplomáticos, que llegan incluso a doblar la cantidad de jugadores desplazados, que son los que, al fin y al cabo, de verdad importan.

Es un día especial para Cuba. En un país en el que el balompié es seguido por sólo unos cuantos y donde el deporte nacional es el béisbol, hoy podría ser el punto de inflexión para que en un futuro no muy lejano se cambien los bates por las botas y las medias. Y es que el de hoy se antoja como el primer partido de fútbol serio de la historia del país caribeño, que defiende una camiseta que nunca tuvo un significado más allá del meramente deportivo.

El choque de hoy llega en el momento perfecto, cuando la isla empieza a adentrarse en esa época de cambios que tanto necesitaba. La gente sabe lo importante que es el evento y por ello mismo llenarán las gradas del Estadio Pedro Marrero, cuya asistencia no suele superar los 5.000 espectadores cuando acoge un juego de la selección, pero que hoy verá copados los 28.000 asientos de los que dispone.

Esa camiseta de la que hablábamos tiene su primera batalla futbolística, la primera de esas luchas que quedan grabadas entre sus tejidos y de las que se empaparán los once hombres que se la pongan en el futuro, como ahora sucede con Argentina, Brasil y todas las demás consideradas históricas. En apenas una hora, se volverá a demostrar que el fútbol es algo más que un simple pasatiempo y que influye notablemente en la vida de cualquier nación, por muy poco afín que ésta resulte al deporte rey.

Los cubanos, sabedores de la repercusión que el mundo del balón tiene en todo el mundo, conciben lo que sucederá esta noche como una oportunidad de venganza, como el que podría ser uno de los momentos más importantes de la historia reciente de su pueblo.

En cambio, los ‘gringos’, como Landon Donovan, no quieren “hablar de política”. Se muestran temerosos y la trascendental cita la catalogan como “divertida”. Claro está, si la lógica juega su papel, debería darse una victoria de los “intrusos”. Pero, y si…

¿Y si ganamos?

DoKiÈh – 06.09.08