Remontada

No importa el diario deportivo que uno abra, sea este de papel o “virtual”, la palabra que encontrará estos días será la misma que da título a este artículo.

Leo a Gerard Piqué en el Sport, esperanzado de encontrar “el mejor Camp Nou de la historia”. Lástima que ese estadio ya alcanzó su cúspide en los años 90, y desde entonces se ha convertido en un teatro más de la Ciudad Condal, lleno de ancianos aficionados a los snacks de 0,30€ que encuentran más placentero y confortable lanzar un silbido que juntar sus manos en forma de aplauso.

Leo El Mundo Deportivo y siento vergüenza. Y es que el “Vamos a pasar, seguro” me recuerda en demasía a las palabras de Sergio Ramos antes del partido ante el Lyon y a sus posteriores consecuencias; las críticas que le cayeron al sevillano no vinieron solamente de parte de los hinchas culés, sino también del entorno mediático del club, del cual participan ambos diarios catalanes anteriormente mencionados, uno de forma más intensa que el otro.

El único que me aporta algo de tranquilidad es el de siempre: Josep Guardiola. El míster, que parece que, además de ser un grandísimo entrenador, leyera las mentes de los que amamos y hemos amado al Barça en las buenas y en las malas, y no de los que se suben al carro cuando se avista en el horizonte una posible visita a Canaletas, asegura que en el partido del miércoles contra el Inter no se puede pensar en el 2-0, sino que hay que salir a atacar desde el principio sin importar la cantidad de goles necesarios para pasar a la gran final de Madrid.

Leer más de esta entrada

Anuncios